Tu óptica en Barcelona

Salud visual

Astigmatismo

¿Qué es el Astigmatismo?

El astigmatismo es una condición refractiva de nuestro sistema visual en la que la focalización se produce en planos distintos.

Un ojo miope o uno hipermétrope tienen su defecto de refracción por igual, en todos los ejes del ojo. El ojo astigmático no, ve diferente según la orientación, por tanto verá mal tanto de lejos como de cerca.

El responsable más habitual del defecto astigmático es la córnea. En un ojo que sea miope o hipermétrope, la córnea es esférica (como medio balón de fútbol). En un ojo astigmático, la córnea será achatada, tórica (como medio balón de rugby).

Más del 90% de los ojos tienen un ligero componente astigmático, que en la mayoría de las ocasiones no precisa corrección.

El astigmatismo puede presentarse como defecto aislado, sin embargo, en la mayoría de los casos, se encuentra combinado a la miopía o hipermetropía.


Síntomas

  • Molestias en la nuca
  • Mala agudeza visual de lejos
  • Picor escozor y/o enrojecimiento de ojos
  • Vicios posturales
  • Dolores de cabeza en nuca y frente
  • Problemas para el cambio de visión cerca/lejos
  • Sensación de arenilla


La sintomatologia puede variar y de hecho varia dependiendo del tipo de astigmatismo. Ambos meridianos principales pueden ser miopes, o ambos hipermétropes, o incluso uno miope y otro hipermétrope, por lo que los síntomas varían bastante de unos a otros. Podemos decir que los a los astigmatismos miópicos e hipermetrópicos se les puede aplicar los mismos síntomas que a la miopía o a la hipermetropía.

 

Corrección

La corrección del astigmatismo se efectúa con una lente tórica (astigmática) de signo algebraico opuesto, para así anular la toricidad del ojo.

En general los astigmatismos pequeños sólo se corrigen en función de los síntomas que presentan. Es decir: si la agudeza visual es buena, y no hay molestias de otro tipo, no se hace necesaria la corrección. Pero, lógicamente, si no hay buena visión o se produce cansancio ocular, cefaleas o molestias de otro tipo, se hace imprescindible una corrección.

Debemos también reseñar que los astigmatismos corregidos por primera vez suelen producir ligeras molestias iniciales, del tipo de sentir pequeños vértigos pasajeros, ver los objetos nítidos pero deformados en alguna dirección, etc. El cerebro debe habituarse a la nueva imagen recibida, y necesita de un tiempo para éllo (mayor cuanto mayor sea el grado del astigmatismo). Estas molestias desaparecen, lógicamente, al cabo de unos días de uso de la corrección.

 

Como en cualquier caso, un examen visual periódico a cargo de un profesional apropiado se hace absolutamente imprescindible desde una temprana edad.