Tu óptica en Barcelona

Salud visual

La miopía

¿Qué es la miopía?

La miopía es el estado refractivo del ojo en el que la imagen de los objetos procedente del infinito óptico (más de 5 metros) se forma delante de la retina y no exactamente sobre ella.

 

Síntomas

  • Visión borrosa de lejos.
  • Guiño de los ojos. Como mecanismo de defensa, algunos pacientes miopes entrecierran los ojos con la finalidad de disminuir los círculos de difusión y así mejorar su visión.
  • En ocasiones sufre dolores de cabeza
  • Se ha de tener especial cuidado con los niños y observar sus posturas y acciones como acercarse al televisor al poco rato de haberle mandado que se pusiera más lejos, no ver bien la pizarra. Suelen ser buenos estudiantes, prefieren leer o realizar actividades en el interior tranquilos  y participan menos en "juegos de patio" o las carreras al aire libre.

 

Corrección

Como ya hemos dicho, en un ojo miope, las imágenes se forman delante de la retina y para corregirlo tendremos que colocar delate del ojo, una lente que nos lleva a la retina esta imagen. Y esto lo hace una lente negativa o divergente, cuya principal característica física es que es más gruesa por los bordes que por el centro. Es por éllo por lo que cuanto más pequeña sea la montura elegida, más delgados serán los cristales.

 

Causas

¿Por qué puede formarse la imagen antes de la retina, y no en su sitio?

Hay muchas causas. Las más habituales pueden ser: Un exceso de longitud del ojo, o un exceso de potencia de los medios transparentes del mismo debido, por ejemplo a un cambio en la curvatura de la córnea, o a un cambio en el índice de refracción de alguno de éllos que podria estas causado por algún trastorno metabólico.

 

¿Es hereditaria la miopía?

Se podría decir que la miopía tiene un componente hereditario. Es decir que es más probable que de padres miopes salgan hijos miopes, que no de padres no miopes. Aunque lo que realmente la herencia que recibimos es la predisposición a la miopía.

 

Teorías

Hay teorías muy diversas sobre la formación de la miopía, la más extendida es la de la miopía escolar. Cuando un ojo tiene la predisposición a ser miope, se hará miope en el momento en que se le exija un esfuerzo visual en visión próxima superior al habitual. Esto suele suceder en la época de la escolarización y es por ello por lo que suelen aparecer miopías en esas edades. El ojo se hace miope simplemente para que el esfuerzo en visión cercana sea menor. Es decir, se sacrifica visión de lejos para obtener mayor comodidad en el cerca.

Una duda que puede salir es si realmente es conveniente corregir al niño con la totalidad de la miopía. Se dicen muchas cosas de si "no es bueno ponerle todo para que no se acostumbre y fuerce un poco más la vista" o al contrario "ponerle todo para que vea bien y no tenga que forzar".  Si le compensamos toda la miopía al niño, volveríamos a la situación anterior, y si el ojo "da de si", se hará aún más miope. Por éllo es recomendado corregir algo menos del total de la miopía, para dar comodidad para la visión de cerca. Incluso, en determinados casos se suele corregir con lentes bifocales, con una graduación para el lejos y otra para el cerca, pero esto no se puede generalizar y siempre dependerá de cada caso concreto.

En resumen, se puede decir que la miopía es la adaptación del sistema visual a la visión de cerca, pues el ojo humano está preparado para una actividad esencialmente a distancia, con la posibilidad de adaptarse, por la acomodación, a la visión próxima.

 

¿Se puede curar la miopía?

La miopía no es una enfermedad, por lo que no se puede "curar", se puede corregir o compensar mediante gafas o lentes de contacto.

También hay algunos métodos para "eliminar" la miopía evitando el uso de lentes correctoras. Antiguamente se habían utilizado técnicas como la de la extracción de la cornea para congelarla y así poder moldear su curvatura y reducir la miopía, o la queratotomía radial consistente en realizar pequeñas incisiones radiales en la cornea para aplanarla y reducir su potencia. Estos métodos han evolucionado hasta la técnica más utilizada hoy en día consistente en moldear la cornea pero mediante láser.

Pero, ¿es conveniente operarse? Lo primero que hay que decir que cada caso es distinto y que se hace imprescindible el hacerse examinar y aconsejar por un oftalmólogo de total confianza para uno mismo. Mi opinión personal es que depende. Lo cierto es que los únicos inconvenientes que se plantean son los propios de cualquier intervención quirúrgica, la cual no deja de ser una "agresión" a un ojo sano. Otro “riesgo” que hay que tener en cuenta es que aún falta constatar el comportamiento de una córnea operada tras un largo periodo de tiempo. También se debe considerar la posibilidad de que no siempre se consigue una reducción del 100% quedando un resto de miopía o astigmatismo.

Por el otro lado hay que mirar como puede mejorar la calidad de vida, es especial a los pacientes con altas miopías de cinco o seis dioptrías, que no pueden ni levantarse a tomar un vaso de agua en mitad de la noche sin ponerse las gafas.
Lo mejor, es hacer una valoración de los pros y contras de cada caso personal para poder tomar una decisión, recordando que caja persona y cada ojo es distinto, y lo que le ha ido bien la vecino, no tiene por que ir igual a otros.


Otra posibilidad es la extracción del cristalino y la implantación en su lugar de una lente intraocular compensando la potencia dióptrica del mismo restándole el valor de la miopía. Esta técnica (la misma que se utiliza para operar de cataratas) suele utilizarse cuando la miopía del paciente es bastante elevada y las posibilidades de éxito mediante el láser son mínimas o nulas.

Existe otro método para "eliminar" la miopía seria la ortoqueratología, técnica que consiste en variar la curvatura de la córnea de contacto adaptando lentes de contacto más planas de lo realmente necesario, para de ese modo aplastar la córnea y variar su curvatura. Su inconveniente es la memoria de la córnea, que tiende a recuperar la curvatura original, haciéndose preciso volver periódicamente al tratamiento con las lentes.

 

¿Cuando se detiene la miopía?

En este tema, como en la mayoría relativos al comportamiento del cuerpo humano, no hay una regla exacta y predecible al cien por cien. Parece lógico pensar que al acabar el desarrollo la miopía no avanzará más. Y de hecho sucede así en casi la mayoría de los casos. Pero tampoco es extraño, que se den subidas importantes de la miopía cuando ya se ha dejado bastante atrás la finalización del desarrollo. Cada ojo y cada persona son distintas, e influyen muchos factores, desde los puramente físicos hasta los propios del entorno, o incluso de la propia ocupación.

 

Como en cualquier caso, un examen visual periódico a cargo de un profesional apropiado se hace absolutamente imprescindible desde una temprana edad.